Blogia

HISTORIAS DE BLOG

Día Mundial del cáncer de mama

Día Mundial del cáncer de mama

Hace ya un año que dedico un trocito de mi blog durante este día a hacer un recordatorio para tener presente esta terrible enfermedad. El cáncer de mama puede ser tratado si es cogido en sus comienzos; a toda mujer que me lea, le aconsejo que no olvide hacerse al menos una vez al año las revisiones ginecológicas pertinentes y sobre todo, hacerse autoexploraciones con frecuencia por si nota algún bulto anormal, ir sin pérdida de tiempo al médico.

Esto no significa que todo los bultos sean cáncer de mama, la mayoría pueden ser simples enquistamientos o tumores benignos, pero no por ello hay que dejar de prestarles atención.

También he de recordarle a las futuras mamás que la lactancia materna no es sólo una buena forma de alimentar a sus bebés, transfiriéndoles las propias defensas de la madre, sino que ayuda a prevenir también a las madres contra el cáncer de mama.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Leer números decimales

Leer números decimales

Desde la llegada del euro nos vimos enfrentados cara a cara con el sistema métrico decimal. El uso de decimales se convirtió en parte de nuestra cotidianeidad. Por eso aún me sorprende encontrarme a muchas personas que trabajan de cara al público como dependientes/as o cajeros/as, que no saben leer decimales.

El error más típico que se comete es cuando los decimales son 5 céntimos.

Por ejemplo: 3, 05 €, se leería: tres con cero cinco, tres euros y cinco céntimos pero nunca tres con cinco, ya que al leerlo así realmente estamos hablando de 3,5 €.

Una vez se lo dije a una cajera con una sonrisa en la cara e intentando no parecer borde, pero su mirada fulminante parecía decir que ella está en poder absoluto de la razón, y… ¿para qué discutir?

Mis Series

Mis Series

Últimamente ando algo desaparecida. Pues he de confesarme. Entre otras cosas, he dedicado el poco tiempo que me queda libre a una de mis pasiones: las series. Antes las veía en el ordenador, ahora tengo en casa un novio que vino con pantalla TFT de 40’ incorporada y televisión por cable.

Así que las series que antes veía en las 15 pulgadas de mi ordenador, ahora las veo recostada en mi sofá, en la Fox o descargadas de Internet y grabadas en dvd.

Con mis series he pasado de un grupo selecto de Héroes a ser  una más entre Los 4400, me he convertido en otra de las Mujeres desesperadas que lucha contra el día a día. He reído y he llorado A dos metros bajo tierra; he sido una Carrie Bradshaw intentando comprender el enigmático mundo de las relaciones entre hombres y mujeres en Sexo en Nueva York. He vivido una de las catástrofes más terribles producidas por el hombre en Jericho; he disfrutado de la tecnología del futuro en Eureka; he aprendido a sobrevivir en Prison Break y me he escapado de una misteriosa isla en Perdidos. He pasado del colegio a la Universidad con ironía y humor en Las chicas Gilmore; he ido aprendiendo medicina con Anatomía de Grey y Scrubs hasta llegar a ser una experta con House e incluso me he hecho experta forense con Bones.

Con mis series he aprendido tanto... he vivido tanto... Pero en el fondo, soy una Aída cualquiera.

GUISANTES COMPUESTOS (ARVEJAS)

GUISANTES COMPUESTOS (ARVEJAS)

INGREDIENTES:

  • 1 Paquete de guisantes de 1 kg
  • 1 Cebolla
  • 1 Pimiento rojo
  • 1 Pimiento verde
  • 3 Dientes de ajo
  • 1 Lata de tomate entero
  • Un poco de tomate frito
  • Pimienta negra

PREPARACIÓN:

Se pica la cebolla, el pimiento rojo y el pimiento verde. Se pelan los dientes de ajos.

En una sartén ponemos un poco de aceite y cuando esté caliente incorporamos la cebolla, que sofreiremos un poco antes de añadir el pimiento rojo y verde y el ajo.

Cuando ya esté pochada la fritura, se le añade la lata de tomate entero, se sofríe y se le agrega el zumo que queda en la lata, la pimienta negra y un poco de tomate frito

Pasamos todo a un caldero, le añadimos el paquete de guisantes y un poco de agua. Cocemos hasta que hierva y los guisantes queden blandos.

Servir con arroz blanco y un huevo duro cortado en rodajas

Adulta en la Literatura

Adulta en la Literatura

Cuando era apenas un proyecto de mujer solía soñar despierta todo el día y gran parte de la noche, hasta que me quedaba dormida. Me costaba conciliar el sueño, así que utilizaba mis propias técnicas, me inventaba los sueños y los llevaba por el camino que me apetecía hasta que ellos solos cogían rumbo hacia el país de Morfeo.

En algunos aspectos de mi vida la timidez y la fantasía eran mis acompañantes perpetuos. Nunca me atrevía a decir lo que pensaba. Cuando miro atrás, recuerdo la simpleza del pensamiento infantil, la facilidad con que la ingenuidad arreglaba todos los problemas de la humanidad.

Desde muy pequeña, mi madre fomentó en mí el hábito de la lectura. Me compraba colecciones infantiles, cómics, cuentos. Y yo los devoraba todos con avidez, con esa curiosidad por el mundo que te rodea que sólo tienen los niños.

Ya desde los tres años hacía mis primeros pinitos en la literatura de las vallas publicitarias, leyendo los anuncios de mensajes simples que se estilaban allá por los años setenta.

Poco a poco aprendí a leer yo solita, con la ayuda de mi madre, que satisfacía la curiosidad de los sonidos que significaban aquel alboroto de símbolos que se dibujaban en todas partes.

En el colegio había una biblioteca. Yo iba a diario y sacaba todos los libros que encontraba. Leía las historias de Tintín, Los Siete Secretos, libros de Jack London, las aventuras de Puck...

Cuando contaba con diez años, mi madre me pilló hojeando un libro muy gordo que se titulaba "El pájaro espino". Me dijo: -Ese libro no es para ti, lee otra cosa. Ja... eso era como plantearme un nuevo misterio que tenía que resolver ¿Por qué yo no podía leer ese libro? Tenía que averiguarlo. Así que cogí el libro a escondidas y fui página por página empapándome de la historia de un amor imposible entre una hermosa joven y un sacerdote. Era el libro más gordo que me había leído. En él habían escenas eróticas que yo no acertaba a comprender, pero que no por ello dejaban de cautivarme. Cuando lo acabé me convertí en adulta de la literatura. Los libros infantiles pasaron a un segundo plano y comencé a leer libros de todo tipo.

No soy de esas personas que retienen las historias ni los autores. Algunos libros me los llegué a leer tres veces como si cada una fuera la primera. Leía por el simple placer de leer. Por sumergirme hasta el fondo en otra vida, en otro personaje, en otra historia.

Algunas veces, al terminar una novela experimentaba una profunda tristeza. Como si entonces tuviese la obligación de incorporarme a la vida real, dejando atrás esa nueva personalidad que había adquirido durante mi lectura.

Hoy en día, podría escribir una novela de mi vida. Tengo experiencias para dar y regalar, pero sigo prefieriendo recrearme en las vidas e historias de otros. 

Astenia Primaveral

Astenia Primaveral

¿Estás cansado, irritable, apático, con falta de interés, el cuerpo te pesa como si fuera de otro y tienes que pedirle permiso a cada músculo para poder moverlo?

No es que te hayan desenchufado de Matrix y se te esté acabando la batería, ¡tienes ASTENIA PRIMAVERAL!

Este trastorno típico de la estación que vivimos afecta a gran número de personas, en mayor medida a mujeres que a hombres y sus síntomas siempre están relacionados con la fatiga, aunque no se realice un gran esfuerzo.

No es que la astenia se dé sólo en primavera, pero durante esta época es cuando más casos se dan, debido a cómo afecta el cambio climático a esa maquinaria que es el cuerpo humano.

En algunos casos, su origen puede ser físico: debido a una depresión, por el uso prolongado de determinados fármacos o como síntoma de otra enfermedad más grave.

Pero la llamada astenia primaveral, que surge con la llegada del buen tiempo, tiene como causa la disminución de betaendorfinas en el plasma, que son de esas sustancias que tango me gustan a mí que regulan nuestros estados anímicos.

Mis recomendaciones para superar la astenia primaveral:

Sal de los lugares cerrados y viciados; date un paseo, respira aire puro y toma un baño de sol y otro de agua si tienes la playa cerca. Intenta dormir un poco más, levántate tarde los días libres, sin prisa y tómate un buen desayuno mientras hojeas el periódico o le dedicas un rato a tu lectura favorita. Come sano, no te olvides de las ensaladas y la fruta y de vez en cuando, un pedazo de chocolate te subirá el ánimo. Verás como pronto, tu cuerpo recuperará su energía habitual.

 

 

 

 

 

 

 

 

El niño con el pijama de rayas - John Boyne (crítica)

El niño con el pijama de rayas - John Boyne (crítica)

Este libro que actualmente se encuentra en todas las librerías y parece que se vende como rosquillas es un libro fácil de leer, rápido. Yo me lo tragué entre la ida y la vuelta de avión de Tenerife a Sevilla y viceversa.

Por su misma facilidad y simpleza es recomendable para el público juvenil y sobre todo, para aquellos a los que les cuesta leer.

Como literatura, no destaca ni por su despilfarro del lenguaje ni por su exceso de imaginación, aunque ha conseguido captar la atención de los lectores, poniéndolos en la piel de su protagonista, Bruno, un niño de nueve años con poca picardía y demasiada ingenuidad. Tal es así, que vivía en su propio mundo sin enterarse de nada de lo que sucedía a su alrededor.

La historia, tal vez sacada de aquella maravillosa película que es La vida es bella, se vive esta vez desde el lado de la familia de un comandante nazi que es destinado al campo de concentración de Auchviz, arrastrando con él a su familia y a su hijo, que narra la historia dejando entrever al lector sucesos de los que él mismo no se entera.

Un libro entretenido, pero un poco falto de emotividad y carente de estilo literario.

El hombre con más memoria del mundo

El hombre con más memoria del mundo

¿Os imagináis por un momento que todo acontecimiento sucedido en vuestra vida se grabase de tal forma en vuestra memoria que no pudiese ser borrado?

Todos los recuerdos de la infancia, todos los días de la vida, todos los acontecimientos de la propia existencia apiñados como recuerdos nítidos y claros en una memoria prodigiosa.

Pues aunque parezca increíble, han existido personas a lo largo de la historia capaces de recordar toda una vida, o dicho de otra forma, incapaces de olvidarla. Porque el olvido más que una incapacidad, es un recurso que utiliza nuestro cerebro para mantener nuestro mente clara, seleccionando los hechos más importantes y guardando sucesos que pueden ser rescatados mediante las asociaciones que realizan nuestras conexiones neuronales.

Si pudiesemos recordarlo todo, tendríamos grandes problemas a medida que pasa el tiempo para realizar otras tareas más relacionadas con la concentración y la atención, ya que los recuerdos se apiñarían en nuestro pensamiento, causándonos graves trastornos, como le ocurrió al reportero ruso Solomon Shereshevsky, que fue estudiado a lo largo de treinta años por un famoso neuropsicólogo: Alexander Luria.

Shereshevsky fue en cierta ocasión reprendido por su jefe en su trabajo de periodista, por no coger notas en las reuniones. Él no entendía que hubiese que coger notas, pues era capaz de recordar palabra por palabra todo lo dicho en cualquier momento. Es así como su jefe se da cuenta de que no estaba delante de un individuo cualquiera, sino de alguien con una capacidad prodigiosa, así que se lo presenta a Luria, famoso neurólogo muy interesado en el estudio de la memoria que sigue su caso a lo largo de mucho tiempo y comprueba que es capaz de repetir las listas aprendidas de complicadas operaciones matemáticas exactamente igual pasados hasta 15 años. Shereshevsky era capaz de recordar todos los detalles de cualquier día de su vida con total exactitud.

Esta capacidad, que puede parecer muy útil, representaba un grave problema para Shereshevsky, que tuvo que recurrir a diferentes trucos para hacer su vida más llevadera. Uno de ellos era imaginarse una pizarra, donde colocaba todos sus recuerdos, que borraba a continuación, eliminándolos así.

Por si a alguien le interesa profundizar más en la vida de este sujeto, su historia está contada en un libro de Alexander Luria titulado "La mente de un nemonista" (The Mind of a Mnemonist).

Mujeres y zapatos

Mujeres y zapatos

El por qué a las mujeres nos gustan tanto los zapatos es un misterio aún sin resolver.

Según una encuesta realizada este año en EEUU, las mujeres americanas poseen una media de 19 pares de zapatos, aunque usan unos 4 pares habitualmente (esta misma es la cantidad de zapatos que compran al año). Poner como ejemplo EEUU es hablar de consumismo en su estado más desmedido; sin embargo, en España se supera con creces las cifras estadounidenses de compra de zapatos.

Nuestro país destaca en la fabricación de calzado de alta calidad, aunque en los últimos tiempo, los fabricantes españoles han visto disminuir sus ingresos debido a la fuerte competencia que ha ejercido la importación de calzado chino o vietnamita, de mucha menor calidad, pero con diseño actual y a un coste bastante inferior.

Los grandes diseñadores españoles de calzado exportan sus zapatos hacia Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos con un precio medio de unos 20 euros por par, mientras que aquí importamos zapatos desde Asia cuyo precio varía entre los 3 euros y los 9.

Según otra encuesta, el 80% de las mujeres españolas son unas apasionadas de los zapatos y los bolsos, seguidos por los artículos de perfumería y cosmética. Así como los hombres sienten debilidad por la tecnología, a las mujeres nos enloquecen los zapatos. Las amantes de los tacones son las más adictas al calzado.

El zapato de tacón favorece a la mujer, estilizando su pierna, aumentando su altura, adelgazando su figura y aportándole elegancia. Pero no es fácil soportar un tacón. Las más jóvenes y sufridoras se arriesgan con los tacones de aguja, los preferidos del sexo masculino, símbolos de erotismo y seducción. Las que no quieren renunciar a los beneficios de la altura sin arriesgar por ello la salud de sus pies, optan por zapatos de plataforma o cuña. Las que prefieren la comodidad, eligen zapatos bajos: bailarinas, mocasines, sandalias y todo tipo de zapato casual.

¿Y qué mujer amante del zapato no posee al menos dos o tres pares de botas? Las botas son por excelencia las dueñas de los pies durante el invierno; permiten mu8cho juego y hay una infinidad de tipos y materiales, aunque los diseñadores se las arreglan cada año para sacar modelos nuevos que poco tengan que ver con los del invierno anterior.

Recordemos a Manolo Blahnik, uno de los diseñadores de zapato femenino más famosos del mundo, que aunque vive en Inglaterra, es de origen canario (palmero). Sus zapatos son los más codiciados entre la gente pudiente, ya que la ciudadana de "a pie" no puede permitirse los 400 euros que cuesta su modelo más barato, las famosas manoletillas, que hicieron las delicidas de Carrie en la serie "Sexo en Nueva York".

El diseño del zapato femenino se ha especializado tanto, que una compañía aseguradora inglesa, Sheilas’ Wheels, exclusiva para mujeres conductoras, ha diseñado un prototipo de zapato cont acón plegable, específico para conductoras, que facilita el manejo de los pedales del coche, evitandoasí los accidentes derivados de los tacones enganchados al conducir.

Volviendo al tema de este artículo,  he intentado hacer mis propias averiguaciones para comprobar los gustos femeninos en relación al calzado y estos son los resultados de mis investigaciones entre el personal femenino de la empresa en la que trabajo:

Rebeca (presentadora):
- Me encantan. Los veo como un elemento decorativo más de mi cuerpo, al que puedo sacar partido.
Verónica (reportera):
- Me gustan los zapatos, pero prefiero la ropa. Al año me compro unos 5 ó 6 pares.
Laura (presentadora):
- Prefiero la ropa, ya que nunca encuentro zapatos de mi número. Los zapatos me gustan altos.
Ángela (estilista):
- Reconozco que soy una adicta a los zapatos. Compro muchísimos, aunque también es por mi trabajo.
Laura (producción):
- Me encantan los zapatos. Nunca son suficientes.
Raquel (reportera):
- Los prefiero altos. Estilizan la pierna.
Tania (productora):
- Lo cierto es que nunca encuentro zapatos a mi gusto. Me gustan bajos y cómodos.
Pato (directora):
- Me gustan los zapatos altos, de punta y con mucho tacón y sobre todo, las botas. A mi chico,  que es más bajito que yo, le encanta que me ponga zapatos altos (nota: Pato mide 1.78 y su pareja 1.73)
Mónica:
- Sólo compro los zapatos que necesito.
Seguiremos con la duda de si tenemos una especial predisposición genética al gusto por los accesorios o si es un aprendizaje adquirido por nuestra propia cultura; lo que es innegable, es que a la mayoría de nosotras nos gustan los zapatos.

Mis habilidades

Mis habilidades

Muchas veces he envidiado a la gente que posee alguna habilidad, alguna pasión, alguna virtud por la que destacan. Hay a quien se le da bien la música y tiene una voz maravillosa o toca algún instrumento; hay personas que se sienten enormemente atraidas por la informática y son capaces de investigar y aprender solos los secretos de las nuevas tecnologías; hay otros que son grandes deportistas y que gracias a sus características físicas unidas a su  constancia y tesón llegan a destacar en algún deporte.

La gente tiende  a desarrollar sus habilidades, sobre todo cuando éstas se convierten en un hobby, en una pasión. Yo nunca tuve una habilidad especial. Nunca fui de las peores en nada, pero tampoco destaqué. A lo largo de mi vida, he comenzado a realizar múltiples actividades. Me he sentido atraida por el bricolaje, el diseño gráfico, la peluquería, la informática, la psicología, la pintura, la fotografía y diferentes deportes, pero nunca destaqué en nada, nunca mantuve la constancia necesaria para hacer de un hobby mi especialidad o mi pasión.

Con el paso de los años, me sigue gustando la variedad y continúo cambiando de aficiones, aprendiendo cosas nuevas y retomando de vez en cuando algunas pasiones pasadas. He analizado mi comportamiento y mi forma de ser en múltiples ocasiones intentando sacar conclusiones acerca de ello. Y ya tengo algunas: Soy una persona muy curiosa, me gusta aprender de todo. Soy poco constante, me aburro con facilidad, cada vez que llego a dominar un poco alguna materia, necesito enfrentarme a otra que sea un nuevo reto, sin llegar a perfeccionarme. Esto puede ser bueno o malo según se mire. Yo he intentado buscar el lado bueno y he llegado a la conclusión de que soy una chica "multitarea" y además, he descubierto que tengo la capacidad de hacer varias cosas a la vez. Por ejemplo... ¿alguna vez te has pintado las uñas mientras conduces? Yo sí. ¿Eres capaz de hablar por teléfono, escribir en el ordenador y atender a la televisión al mismo tiempo? Yo sí. Por fin he descubierto que yo también tengo habilidades.

Mi planta de naranja-lima - José Mauro de Vasconcelos - Mis novelas favoritas

Mi planta de naranja-lima - José Mauro de Vasconcelos - Mis novelas favoritas

Tres veces he leído ya este libro del escritor brasileño José Mauro de Vasconcelos y siempre consigue conmoverme. Esta entrañable novela narra desde la voz de un niño de cinco años sus vivencias cotidianas, la dureza de una vida marcada por la pobreza y el maltrato, la necesidad de una madurez precoz movida por la subsistencia, la carencia de atenciones y la enorme ternura que se manifiesta en la infancia.

Vasconcelos se pone en la piel de un niño para manejar de una elocuente forma los pensamientos que pasan por la cabeza de Zezé, el pequeño protagonista de esta increíble obra, que encuentra un lugar en su imaginación y en su corazón para sus amigos invisibles, entre los que está su planta de naranja-lima, que da título a la novela y que será parte crucial de la primera etapa de su vida.

El autor con este libro ha pasado a ser un icono importante dentro de la literatura brasileña, así como Mi planta de naranja lima, una novela de lectura obligada para aquel que se esté adentrando en el mundo de la literatura. Muy recomendado. Lágrimas garantizadas.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Entre limones - Libros - Chris Stewart

Entre limones - Libros - Chris Stewart

Buscaba un regalo para mi madre en la sección de libros. Siempre me ha gustado regalar libros a quien los sabe apreciar. Después de revisar los últimos best sellers lo vi sobre un montón. Me llamó la atención la portada y sobre todo el título: "Entre limones". El autor no me resultaba familiar, pero el libro estaba premiado. Era el primer libro de Chris Stewart, un nómada del mundo, que entre otras cosas había sido el primer batería del conocido grupo Génesis, que formó Phill Collins en sus comienzos por el mundillo musical.

Mi madre tardó algún tiempo en leerlo porque tenía otros que le iban prestando y que se leía antes para así poder devolverlos. Yo siempre me leo antes los libros que me recomienda otra persona, así que tengo libros en casa sin leer esperando a ser recomendados y entre tanto, me leo los que me prestan. Es una forma de mantenerte activa en la lectura y no aburrirte con una novela que no consigues que te enganche.

Cuando por fin tuve la recomendación de mi madre, me decidí a leerlo y ahora que lo he acabado puedo opinar por mí misma.

Entre limones es un libro fresco, lleno de cotidianeidad, donde el autor narra de una forma amena y divertida su experiencia viviendo en las Alpujarras granadinas, enfrentándose a una vida rústica que consigue que parezca atractiva a los ojos del lector.

Allí compra un cortijo destartalado que poco a poco va convirtiendo en su hogar, mientras aprende los avatares de la vida campesina, con sus vecinos.

Yo siempre he creído que cualquier historia puede ser interesante, cualquier persona podría protagonizar una novela. El éxito de ello depende de quién lo narre y como lo haga, consiguiendo hacer interesante lo cotidiano, atractivo lo vulgar.

Chris Stewart consigue eso y mucho más. Consigue vender más un millón de copias de esta novela, que las editoriales españolas rechazaron en un principio. Comos siempre, los españoles no reconocemos el valor de las cosas hasta que triunfan en el extranjero.

Si se te han acabado los libros prestados, no lo dudes, cómprate "Entre limones"; disfrutarás con su lectura.

10 Razones para dejar de fumar

10 Razones para dejar de fumar

1.- Porque con el dinero que te vas a ahorrar teniendo en cuenta el precio del tabaco (entre 30 y 100 euros al mes) al año podrás comprarte un ordenador decente, darte ese viaje que tanto te apetecía o irte de cena con tus amigos e invitarles (que ya va siendo hora).

2.- Porque besar a un fumador es como lamer un cenicero. Para alguien que no fuma, el olor a tabaco resulta realmente asqueroso y más si proviene de la boca de alguien. Yo tendría que anestesiarme con alcohol para besar a un fumador.

3.- Porque dentro de unos años tu voz no se parecerá a la de Joaquín Sabina, que por muy bien que cante, está tan cascada que duele al oído.

4.- Porque se te quitará esa tos de camión sin batería que tanto rasca en la garganta y reducirás el riesgo de muchos tipos de cáncer del aparato respiratorio.

5.- Porque tus dedos volverán a tener su color natural y no el amarillo nicotina que te hace parecer que se te van a caer.

6.- Porque tu sonrisa será más blanca.

7.- Porque tu piel no se parecerá a la de un cachorro de shar-pei.

8.- Porque se acabarán las quemaduras en el tapizado del coche y en la ropa.

9.- Porque ya no experimentarás esa ansiedad que se siente cuando estás en un lugar donde no se puede fumar y necesitas con urgencia un cigarrillo.

10.- Porque todos los que te rodean te lo agradecerán y dejarán de acosarte con comentarios sobre lo malo que es el tabaco.

Día Mundial del Cáncer de Mama

Día Mundial del Cáncer de Mama

Me he levantado hoy sintiendo un dolor en el pecho izquierdo, donde tengo un bulto y además el corazón. Más tarde me he enterado que hoy, 19 de octubre, es el Día Mundial del Cáncer de Mama, que ha hecho tantos estragos que se ha ganado el privilegio de tener un día propio, junto al Orgullo Gay, la Mujer Trabajadora, Las Personas de Edad (como si alguna no tuviese edad) y el Medio Ambiente. Los cierto es que las Naciones Unidas se gastan los sesos buscando un tema para cada día del año y dicho tema puede ser igualmente negativo que positivo. Porque entre el Cáncer de Mama y la Paz, pues yo prefiero el de la Paz, pero todo sea dicho, mi cuerpo se ha solidarizado hoy con el del Cáncer de Mama y ha hecho su propia manifestación (no de cáncer, espero) pero siempre dando esos sustillos al cerebro hipocondríaco de su poseedora.

Pues aprovechando la ocasión, hago un recordatorio a las mujeres que han pasado tan terrible trago y un  recordatorio a las que no, para que no dejen pasar sus revisiones periódicas y autoexploraciones con el fin de detectar a tiempo esta temible enfermedad, que hoy en día gracias al diagnóstico precoz, puede ser curada.

También aprovecho la ocasión para llamar la atención a la Sanidad Pública, que aunque se gasta millones en campañas publicitarias para concienciar a la población femenina de que acuda a sus revisiones, cuando ya te han detectado el cáncer, siguen siendo igual de lentos que siempre en darte una cita de urgencia (esto es verídico, pues me lo contó ayer una mujer que padece esta enfermedad).

Y como culminación a este artículo propongo un nuevo tema a las Naciones Unidas siguiendo su línea general de celebraciones: ¿Qué tal celebrar el Día Mundial del Estrés y la Ansiedad? ¿Y el día del Político Corrupto? ¿O el día Internacional de la Especulación Creativa?

El amor y sus teorías

El amor y sus teorías

El amor. ¿Qué tiene el amor que hace que la humanidad se rinda a sus pies?

El amor es algo muy complejo y casi indefinible, porque se puede ver desde tantos puntos de vista diferentes, que yo siempre digo que en el amor, todo es posible, todo tiene cabida.

No voy a escribir un artículo romántico ni excesivamente cargado de emotividad, porque lo que me interesa es ver el amor desde una perspectiva diferente, una perspectiva que nos ayude a superar un desamor, una ruptura, un momento de soledad o de carencia afectiva.

Cuando estudiaba en la Universidad la carrera de Psicología (que nunca acabé ), tuve que hacer un trabajo cuando dimos el tema de las emociones y yo elegí para el trabajo una de las emociones que me parecía más interesante: EL AMOR. Es curioso, porque es el único sobresaliente que he sacado en Amor en toda mi vida.

Pero quiero hablar de las teorías del amor que saqué de mi investigación de aquel entonces y que aún hoy en día me parecen interesantes. Una de ellas es la Teoría triangular del amor de Stenberg. Este psicólogo decía que el amor está compuesto por 3 diferentes componentes:

• Intimidad

• Pasión

• Compromiso

Según se combinen estos elementos obtendremos diferentes tipos de relación.

Por ejemplo, cuando sólo existe intimidad, a este tipo de amor le llamamos cariño.

Si sólo predomina la pasión, se llama encaprichamiento.

Y si lo que predomina es el compromiso, es un amor vacío.

Cuando se combinan dos o los tres elementos, aparecen otros tipos de amor:

Intimidad + Pasión = Amor romántico

Intimidad + Compromiso = Amor sociable

Pasión + Compromiso = Amor fatuo

Y cuando aparecen los 3 elementos:

Intimidad + Compromiso + Pasión, aparece el amor consumado.

Según estos siete tipos de amor, podríamos clasificar cualquier tipo de relación. Pero esto no significa que la relación se mantenga siempre igual. Por ejemplo, imaginemos una relación ideal de amor consumado. Con el paso de los años, la pasión muere, y se convierte en una relación de amor sociable.

Ahora bien, aunque la teoría es muy interesante, no explica por qué nos sentimos tan desolados cuando experimentados una ruptura sentimental, tampoco explica cómo tras varias rupturas sentimentales nos armamos de mecanismos de defensa que a la vez que impiden que nos vuelvan a hacer daño, también impiden que volvamos a ser felices con alguien.

¿Por qué nos recreamos en experiencias pasadas y personas que no nos quisieron lo suficiente? ¿Somos los seres humanos masoquistas por naturaleza? ¿Nos gusta autocompadecernos? ¿Buscamos siempre el mismo prototipo de persona y por eso fracasamos cuando intentamos empezar con alguien diferente? ¿Quién no ha experimentado ese subidón que se siente cuando nos atrae otra persona? Ese querer, pero no saber; ese podría ser él/ella. Esta experiencia se vive cuando aún no nos hemos familiarizado con la otra persona, cuando no la conocemos lo suficiente y el misterio que la rodea hace que fantaseemos acerca de lo queremos que sea.

En muchas ocasiones no nos enamoramos de la persona en sí, sino de la propia fantasía que hemos creado acerca de ella. Y es entonces, cuando al descubrir que no es como creíamos, nos sentimos heridos, engañados. Habíamos comprado el billete hacia la felicidad, y ahora resulta que la compañía no se hace responsable de la pérdida de las maletas ni tenemos seguro de accidente. Y para colmo, sobrevolamos un espacio tormentoso sin un destino claro.

Un recuerdo a Janis Joplin

Un recuerdo a Janis Joplin

Hace un rato que me vino mi querido Migue (el niño cebos) a preguntarme si Janis Joplin se escribía tal cual lo estoy escribiendo. Y ustedes se preguntarán: - ¿y quién es Migue? ¿qué son cebos? ¿Y por qué la ignorante esta no sabe cómo se escribe Janis Joplin?

Pues bien, toda duda será satisfecha: Migue (antiguamente conocido por "el cortinas" por su desaparecida melena en la cara) es uno de mis compañeros de trabajo, que hace de cámara y editor de video.

Los cebos son esos avances resumidos del contenido que se va a ver a continuación en un programa.

Y por último, no sabía cómo se escribía Janis Joplin porque no sabía quien era. El ex-cortinas se ha molestado en explicármelo en breves palabras:  "Una de las mejores compositoras de música", y me ha puesto una de sus canciones más conocidas por teléfono desde el zulo de edición.

A todo esto, decir que trabajo en una productora, por si alguien no se había dado cuenta; soy "la niña teléfono".

Insatisfecha con la explicación de Migue sobre Janis Joplin y por mi absoluta ignorancia a la que trato de poner remedio (después de hacer un sondeo por la redacción y ver que el guionista creía que era una actriz), decidí poner fin a mi incultura musical y averiguar algo más sobre la susodicha cantante. He conseguido algunos argumentos para entender por qué su nombre no me sonaba. Janis Joplin sólo grabó 4 discos (al menos conocidos); era una sesentera del movimiento hippy que murió antes de que yo fuese siquiera un proyecto de engendro, a los 27 años de edad. Sus dos primeros discos los grabó junto a la banda a la que pertenecía "Big brother and the holding company" (ahora sabemos quién fue la precursora de los reality shows) y de la que se separó cuando la fama, las drogas y el alcohol se le subieron a la cabeza.

Su tercer disco, junto a su nueva banda, "Kosmic Blues Band", no tuvo tanto éxito; Janis por aquel entonces era una esponja humana y aunque la marca de whisky Southern Confort se hizo popular gracias a ella, su propia popularidad descendió mientras intentaba buscar consuelo en esa mujer que nunca fue la novia de Superman (la heroína).

Su cuarto disco, Pearl, fue editado tras su muerte y como los muertos siempre acaban siendo más populares que los vivos, tuvo un éxito rotundo.

Esta noche me bajo todos sus éxitos. No quiero morir sin escuchar a Janis Joplin.

Errores frecuentes al hablar y al escribir

Errores frecuentes al hablar y al escribir

Aunque no soy una defensora acérrima de las costumbres y tradiciones, ya que creo que parte del sentido de la evolución del ser humano está en saber desligarse de esas creencias populares que hemos aceptado como realidades desde críos, en el caso del lenguaje, opino que demasiada innovación nos pierde y que es tan cambiante, que no debemos olvidar el poder que ejerce y debemos fomentar su buen uso.

Me gustaría refrescar la mente de los errores más frecuentes cometidos al hablar o al escribir y que si alguien recuerda alguno, lo añada a los comentarios.

Espero no por ello ser tachada de "talibán ortográfico", expresión que no conocía y que he descubierto indagando por Internet. Por lo que se dice, se denomina así a los perfeccionistas del lenguaje que se dedican a corregir expresiones, términos y faltas de ortografía. Bueno, tal vez sí sea un poco "talibana", pero prometo no atentar contra la mala ortografía de nadie y al que le interese opinar, bienvenido sea.

HUBO Y HUBIERON: Este es un error muy típico y que comete mucha gente. El verbo haber es un verbo unipersonal, lo cual significa que sólo se conjuga en tercera persona del singular y no como otros verbos. Cuando hablamos en presente, no cometemos ese error "Hay días buenos y malos", pero al poner la oración en pasado, surge el error: "Hubo días buenos y malos" sería la forma correcta, y no "Hubieron días buenos y malos". La forma hubieron existe sólo cuando el verbo haber ejerce como auxiliar de otro verbo y en pretérito anterior: hubieron terminado.

HABER / A VER: ¿Pero por qué no nos fijamos? A veces siento como si fuese la única que ha ido a la escuela de primaria. Son dos verbos diferentes, con significados diferentes... Estoy cansada de ver escrita la típica coletilla: A ver... con H, con B y todo junto. ¡Es del verbo VER! Haber tiene otros usos: Haber venido antes; parece haber ido a su pueblo...

MAYÚSCULAS: Las mayúsculas... esas grandes olvidadas en el lenguaje internáutico. Las omitimos muchas veces, pero existen, están ahí y también tienen sus normas. Y una de ellas es que si la palabra lleva tilde, sigue llevándola aunque la letra que la lleve esté en mayúscula. Ejemplos: Ángel, ADMINISTRACIÓN. Y al contrario de lo que se cree, no hay ninguna norma que diga lo contrario.

ACENTO Y TILDE: No olvidemos su significado: La tilde es la comita que ponemos en las palabras escritas y el acento es la fuerza de voz que hacemos en una sílaba de la palabra pronunciada. Aunque siempre coincidirá que donde se pone la tilde es la sílaba acentuada, no por estar acentuada tiene que llevar tilde. El error más común es hablar de la tilde y llamarla acento.

IMPRIMIDO E IMPRESO: En este caso no existe error. Ambas formas son correctas, aunque los avances en las nuevas tecnologías nos han inclinado más por la forma "impreso" y el "imprimido" queda más relegado a los antiguos sistemas de impresión. Yo tiendo a usar el imprimido y en algunas ocasiones algunos compañeros han tratado de sacarme de mi error; ahora intentaré yo sacarles del suyo. Para cualquier duda, consultar en www.rae.es y buscar en preguntas frecuentes.Otras dos formas admitidas de participios dobles son: FRITO/FREÍDO y PROVISTO/PROVEÍDO.

DEQUEÍSMOS: Éste es muy bueno (gracias, Rebeca por tu colaboración y tu compañía en nuestro "tea time" particular). El dequeísmo consiste en el uso injustificado de la preposición de antes de la conjunción que. Un ejemplo para verlo más claro: Tengo que pensar de que si luego no me sirve he de volver. ¡Incorrecto! Lo encontramos en frases que implican la acción de hablar y pensar y es muy típico en los hablantes bilingües del catalán. Lo escuchamos tantas veces en los medios de comunicación que en ocasiones dudamos si la frase es correcta o no. 

También existe el QUEÍSMO o ANTIDEQUEÍSMO, que es el fenómeno contrario. Por evitar caer en el dequeísmo, quitamos la preposición de en frases donde sí es correcta. Un truco para saber qué forma es la correcta es preguntarnos: ¿de qué...?

Primera cita

Primera cita

Esa noche Susana se preparaba para su primera cita con Carlos. Se habían conocido días atrás en una fiesta de cumpleaños. Habían hablado varias veces por teléfono y por fin nada impedía que ese día saliesen juntos por primera vez.

Susana quería estar impresinante y se esmeró acicalándose. Por la tarde fue a la peluquería y le retocaron el corte y el color. La peinaron de modo que su cabello estaba perfecto para grabar un anuncio de pelo Pantene.

Una vez en casa, se bañó con su gel especial de albaricoque, luego con el de miel hidratante y por último se pasó el guante de crin por todo el cuerpo con el de aloe vera. Al salir de la ducha, y con su cabello protegido por una toalla, se dio una mascarilla desincrustante, luego otra exfoliante y por último una hidratante. Entre mascarilla y mascarilla, se depiló todo lo depilable y dio forma al arco de sus cejas quitando los pelitos sobrantes con unas pinzas. Se retiró la última mascarilla. Su piel quedó perfecta. Comenzaba la sesión de maquillaje. Primero el corrector de ojeras e imperfecciones; luego la base, luego los polvos transparentes para eliminar los brillos. Se dibujó la raya del ojo con un pulso de cirujano; se aplicó tres tonos de sombra debajo de la ceja y en los párpados. En las pestañas se aplicó la máscara efecto pestañas de abanico. Parpadeó dos veces. Sacó del bolso la barra de labios comprada para la ocasión y se coloreó sus prominentes labios, que posteriormente dejó con aspecto de jugosos gracias al gloss. Con la brocha grande se espolvoreó el colorete rosa en las mejillas con el arte de un pintor que da los últimos retoques a su obra maestra. Se quitó la toalla de la cabeza y se soltó el pelo.

Se colocó en un rápido gesto ese vestido precioso que había comprado hacía varias semanas y que reservaba para una ocasión especial.

Se calzó sus tacones favoritos de siete centrímetros y medio.

Sí. Estaba maravillosa. Y había acabado con el tiempo justo de acudir al lugar en el que habían quedado. Así que esperó diez minutos más en casa, no fuese a ser uno de esos chicos impuntuales y ella tuviese que estar esperándolo.

Cogió el coche y se dirigió a su destino. Cuando llegó él la esperaba ya. ¿Pero... ése era él? Iba sin afeitar, el pelo demasiado largo y parecía que se acababa de levantar de la siesta. Llevaba una camiseta arrugada, unos vaqueros machandos por los bolsillos y unos zapatos viejos y sucios.

Él le sonrió y se aproximó hacia ella. Mientras le daba dos besos le decía: - ¡Qué guapa te has puesto! No me habías dicho que te ibas de boda después del café.

Susana quiso en ese momento que se abriese una gran grieta en el suelo por donde la tierra se la tragase, pero improvisó:

- No. En realidad vine para decirte que no puedo quedarme contigo porque tengo que sustituir a una amiga en un pase de modelos. Lo siento, Carlos. Otro día será.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Sexto sentido y Lenguaje corporal

Sexto sentido y Lenguaje corporal

Hay personas que tienen la capacidad de interpretar de forma natural una serie de datos casi imperceptibles y que en un conjunto ofrecen una valiosa información. A mí me gusta llamarlo “el sexto sentido”, porque aunque intervienen todos los demás sentidos en la información recabada, es un arte aparte el ser capaz de sacar conclusiones de detalles tan pequeños.

Observemos, por ejemplo, el lenguaje corporal. Nuestro cuerpo habla de nosotros mejor que nuestra propia voz. Nuestros movimientos ofrecen información a nuestro interlocutor no sólo sobre lo que queremos transmitirle, sino también sobre aquellas cosas que deseamos callar. Podemos averiguar en esos detalles si alguien nos está mintiendo, si está nervioso, si tiene falta de seguridad en sí mismo, si ha tomado una decisión, si no está de acuerdo con lo que está escuchando o si está encantado de mantener una conversación con nosotros.

En el lenguaje corporal interviene el movimiento de las manos y su colocación. Cuando nos tocamos repetidamente la nariz y no nos ha picado un mosquito, significa que estamos mintiendo. Si mantenemos la mano sujetando nuestra barbilla puede denotar interés si los dedos están doblados o aburrimiento, si el pulgar está hacia arriba. Si nos acariciamos la barbilla, significa que estamos evaluando o decidiendo.La mirada también es muy importante en este tipo de lenguaje. Nuestros ojos nos delatan continuamente. Pestañear seguidamente indica atención total. Mirar hacia ambos lados, denota hipocresía si lo realiza un hombre e insinuación sexual si lo hace una mujer. Mirar fijamente es símbolo de deseo. Evitar la mirada sugiere rechazo. Tengamos en cuenta también hacia donde giran los ojos. Por lo general, cuando alguien intenta recordar o calcular sus ojos giran hacia la parte superior izquierda. Si por el contrario está creando, inventando o mintiendo la mirada se tuerce hacia el lado superior derecho. En este caso influye que el individuo sea diestro o zurdo, o dicho de otra forma, influye cuál sea su hemisferio dominante.

Las mujeres tienen una capacidad superior a la de los hombres para descifrar este tipo de lenguaje, debido a que su hemisferio dominante es generalmente el derecho, encargado de las funciones intuitivas. Por ello, la intuición femenina o el sexto sentido no es un mito, sino una realidad palpable que nos ayuda a reconocer a las personas y saber cuándo no debemos fiamos de alguien, ya que su lenguaje corporal dice lo contrario que su lenguaje verbal.

En ocasiones... veo lo que no quieres enseñar.

El secreto de la longevidad

El secreto de la longevidad

Mi abuelo materno fue un hombre fuerte y sano durante toda su vida. Nunca lo vi tomar medicamentos ni acudir al médico. Tenía dos remedios naturales, que utilizaba para curar cualquier cosa: el ajo y el limón. Murió a los 94 años. Aún lo recuerdo en la clínica pocos días antes de morir, cantando puntos cubanos.

Mi otro abuelo aún vive. Tiene ahora también 94 años. Su secreto, creo que ha sido ese optimismo con que ha mirado siempre la vida.

Así que la receta para la longevidad consiste en añadir ajo, limón y grandes dosis de optimismo a la vida.

A continuación hablaré de uno de estos ingredientes: EL AJO.

El ajo es una hortaliza muy popular y muy utilizada en la cocina mediterránea para condimentar platos, aportándoles un fuerte aroma y sabor. Pero es crudo como conserva la mayor parte de sus propiedades. Es un potente antibiótico natural, capaz de acabar con hongos, virus y bacterias; reduce la presión arterial y el colesterol; se lo relaciona con la previsión de determinados tipos de cáncer, ayuda a controlar el estrés y la depresión, incrementando el nivel de serotonina en el cerebro y es un eficaz anticoagulante. Ni mosquitos ni vampiros se acercarán a tu sangre si antes has consumido ajo, ya que éste hace que metabolicemos una sustancia que los repele.

Es por todos conocidos el mal olor que se despide al consumir ajo. En el caso del mal aliento, una solución es eliminar la semilla central. Respecto al mal olor que produce la transpiración, se debe a sus propiedades para la eliminación de toxinas. Esto sucede durante un corto período de tiempo, mientras eliminamos esas toxinas, pero si mantenemos una alimentación sana, el mal olor desaparece. Se produce el mismo efecto que cuando empezamos a practicar algún deporte después de estar tiempo inactivos. Al principio sudamos mucho más y despedimos mal olor con el sudor, debido a que estamos depurando el cuerpo, eliminando las toxinas a través del sudor. Poco a poco, nuestro organismo se va equilibrando, el olor desaparece y el sudor disminuye.

El ajo tiene también efectos vasodilatadores, que hacen que se ensanchen nuestras arterias, disminuyendo así la presión sanguínea. Ayuda a incrementar los niveles de insulina en la sangre, disminuyendo el nivel de azúcar; previene enfermedades respiratorias y ayuda a eliminar parásitos, entre otras muchas propiedades.

Para beneficiarnos estas propiedades se debe comer crudo y bien machacado, pero sin demorarnos, ya que las sustancias beneficiosas que posee son altamente volátiles (alicina) y se pierden en pocos minutos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres